domingo, 4 de noviembre de 2007

IDIOMA TANGO


Texto: Eduardo Gargallone.
Imagen: Pintura Estela Bartoli

Cuando salís de tu País y comenzás a viajar por este mundo, te das cuenta que tu idioma de origen justamente no es el más difundido ni el más apreciado, salvo en América Latina y España (evidente, ¿no?).Si caemos en Italia, mal que mal, nos defendemos como gato panza arriba a consecuencias de que quien más quien menos tiene o ha tenido abuelos italianos y el idioma nos es familiar “a la oreja”, entonces metemos algunos verbos “tipicos”,argentinizamos otros y adelante con los faroles. En Francia, si bien no es lo mismo, se “pedalea” bastante bien y con los ingleses es un poco más difícil, pero tal vez por las películas vistas y la incorporación cada vez mayor de términos ingleses a nuestro vocabulario “Argentino”, la comunicación suele resultar “a lo indio” pero dentro de lo aceptable. Pero si te toca estar en Alemania, Suiza, Rep.Checa, Hungría y paises aledaños, te puedo asegurar que solamente una gran imaginación y exelente capacidad gestual te permiten comunicarte lo justo y elemental para no morirte de hambre.
Pero si sos tanguero, lo tenés todo resuelto. En este tiempo de estar en Europa he podido comprobar la tremenda difusión de nuestro tango y la “globalización del abrazo y el cabeceo” y como de alguna manera, se ha transformado en un idioma que nos enlaza, nos une, nos iguala. Hace un par de años fui al encuentro internacional de tango que se realiza anualmente en la ciudad de Tarbes, a unos 30 km. de Lourdes y sobre Los Pirineos, al sur de Francia. De más está decir que, si bien con una mayoría francesa, había gente de casi toda Europa....y no eramos pocos los argentinos.....especialmente en lo referente a profesores y músicos.Y no te imaginás que facil resultó “comunicarse”....simplemente un “cabezaso” o te acercabas a la mujer elegida y le señalabas la pista y ya la tenias entre tus brazos .El abrazo sobrepasa los idiomas, los universaliza. Después del primer tango le preguntabas si hablaba español y generalmente era “no” o “poquito”, nos decíamos los nombres (eso es fácil) y luego las nacionalidades y al nombrar “Argentina”se les iluminaba la cara y si no habian ya viajado a Bs.As, lo tenían en sus planes y en un champurreado de español-ingles-italiano-francés, te nombraban: Cataratas, Tierra del Fuego, Pto. Moreno.....y lo lindo que era bailar un tango con un argentino. Y entonces, con un poquito más de calor en el “cuore”, te ponías a pensar si el idioma-tango no vendría a suplantar a ese “Esperanto” que nunca floreció y que tanto nos hace falta.Un abrazo y hasta la próxima.Eduardo

4 comentarios:

Toño dijo...

Bueno, el esperanto sí floreció. No tanto como a algunos nos gustaría, pero sigue existiendo, y permitiendo esa comunicación que tanto echas en falta. Yo hablo y he hablado mucho con personas de otros países, y el esperanto me ha servido maravillosamente.
Aunque, eso sí, no me atrevo a decir que tanto como a vos el idioma tango ;-)

Anónimo dijo...

Gracias Toño por tu comentario y por tu información, realmente seria fantástico que todo el mundo se pudiera expresar en un mismo idioma, la pena es que hay gente que incluso hablando la misma lengua no son capaces de entenderse.
Lo maravilloso del tango, es que te basta con el abrazo, con sentir la música, sin importar lengua, raza, profesión, el tango nos iguala a todos, es puro sentimiento,un lenguaje universal...al menos para mi es una fórmula maravillosa de disfrutar de los amigos y de la vida.
Campanita de Barzaires.

TdB dijo...

El tango es tan universal que le gusta hasta a un iraní que trabaja en Canadá y que escribe en esperanto: Behrouz.

Traduzco su comentario: "¿Puede haber un baile más bello que el tango?".

Te actualizo mi web: http://www.delbarrio.eu/.
Un abrazo!

Campanita de BarZaires dijo...

¡Hola Toño!
Me alegro que me pases tu nueva dirección, porque veía que no aparecían tus blogs.
Gracias por el enlace y por la traducción, a mi me resulta muy difícil el esperanto, pero iré entrando en tu pág. a ver si poquito a poco alcanzo aprenderlo un poquito.
Un abrazo!