jueves, 12 de noviembre de 2009

VIEJO TORTONI




Se me hace que el palco…llovizna recuerdos…




Y a mí me viene a la mente, esos días en los que imaginariamente, nos tomábamos un mate aquí en este lugarcito, todos juntos, y era como vivirlo, o el día en que nos pusimos a ver películas en el sofá de Nadaq ¿te acuerdas?, nadie faltó a la cita y lo sentíamos intensamente, como si fuera realidad y no imaginación, y es que yo creo que desear algo con mucha intensidad hace que se traspase el límite, las sensaciones llegan, y los sueños se cumplen, porque a pesar de no conocernos, en este mundo virtual se crea un vínculo de cariño, una gran familia de amigos, no me ha sido posible venir aquí de nuevo hasta hoy , pero la puerta estaba abierta y lo más bonito es que a través de ella no ha parado de entrar y salir gente, unos han dejado su huella, otros su estela porque anduvieron por aquí de puntillas…pero anduvieron, tengo montones de ideas acumuladas, esperando en la puerta de salida, y este VIEJO TORTONI, era una de ellas, que mejor forma de retomar el blog, que juntándonos todos en este precioso café.




Este café cargado de historia, que alberga entre sus paredes montones de recuerdos y el eco de las voces que quedaron flotando en el aire, en medio de las tacitas humeantes de café, de poemas, de tangos, de pinceladas de color, cuantos recuerdos y cuanta historia se palpa en su ambiente.

















Le pedí a Susana Peiró, que tiene un maravilloso blog, La cueva de Susana, (os invito a que no os lo perdáis) que diera vida a ese Viejo Tortoni con su voz, esa voz que nos regala a menudo en sus post cargados de historia, de la mano de Susana y Eladia Blazquez viajaremos a Buenos Aires…nos encontraremos en el umbral del Gran Café Tortoni, Avda. de Mayo 825/29 los que ya estáis en esa preciosa ciudad lo tenéis más fácil, pero los demás llegaremos también ¿volamos?... el duende nos espera en el umbral…¿un cafecito con medias lunas? …o un helado con galletitas, quizás hace un poquito de frío para un helado, pero no importa, el calor lo dáis vosotros constantemente con vuestro cariño, me encanta que estemos todos juntos…



Gracias Susana…tarde un poquito...un poquito mucho, pero al final pudo salir a la luz, a ti Eladia por tu legado que perdurará en el tiempo, a cada uno de vosotr@s por estar siempre ahí y a vos pibe por VIEJO TORTONI.

VIEJO TORTONI

Voz: Susana Peiró
Música: Eladia Blazquez
Canta: Eladia Blazquez
Letra: Héctor Negro

SILENCIAMOS DEEZER




video
Viejo Tortoni
Tango

Música: Eladia Blázquez
Letra: Héctor Negro

Se me hace que el palco llovizna recuerdos,
que allá en la Avenida se asoman, tal vez,
bohemios de antaño y que están volviendo
aquellos baluartes del viejo Café.

Tortoni de ahora, te habita aquel tiempo.
Historia que vive en tu muda pared.
Y un eco cercano de voces que fueron
se acoda en las mesas, cordial habitué.

Viejo Tortoni.
Refugio fiel
de la amistad junto al pocillo de café.
En este sótano de hoy, la magia sigue igual
y un duende nos recibe en el umbral.

Viejo Tortoni. En tu color
están Quinquela y el poema de Tuñón.
Y el tango aquel de Filiberto,
como vos, no ha muerto,
vive sin decir adiós.

Se me hace que escucho la voz de Carlitos,
desde esta "Bodega" que vuelve a vivir.
Que están Baldomero y aquel infinito
fervor de la "Peña", llegando hasta aquí.

Tortoni de ahora, tan joven y antiguo,
con algo de templo, de posta y de Bar.
Azul, recalada, si el fuego es el mismo,
¿quién dijo que acaso no sirve soñar?


UN POCO DE HISTORIA:

(Extraída literalmente de internet)

El Café Tortoni, ubicado en el 825 de la Avenida de Mayo, en la Ciudad de Buenos Aires, es el más representativo del espíritu tradicional de dicha avenida y una leyenda de la ciudad. En él funcionó la peña literaria de mayor predicamento de Buenos Aires, liderada por el pintor Benito Quinquela Martín.

En la actualidad sigue siendo un lugar de difusión cultural y turístico por excelencia.

A pesar de la lluvia yo he salido
a tomar un café. Estoy sentado
bajo el toldo tirante y empapado
de este viejo Tortoni conocido.
(Baldomero Fernández Moreno)

HISTORIA



El Tortoni es el paradigma del café porteño, pero poco se sabe de sus orígenes. Apenas un inmigrante francés de apellido Touan decidió inaugurarlo a fines de 1858, el nombre lo tomó prestado del de un establecimiento del Boulevard des Italiens, en el que se reunía la elite de la cultura parisina del siglo XIX.

A fines del siglo, el bar fue adquirido por otro francés: don Celestino Curutchet, a quien el poeta Allende Iragorri describiera como ...el típico viejito sabio francés.... Menudo de cuerpo y fuerte de espíritu, estilaba la clásica perilla alargada, ojos vivísimos y usaba un casquete árabe de seda negra, casi un personaje de historieta que agregaba otro acento peculiar a la fisonomía el lugar.

El local era frecuentado por un grupo de pintores, escritores, periodistas y músicos que formaban la Agrupación de Gente de Artes y Letras, liderada por Benito Quinquela Martin. En mayo de 1926 forman La Peña, y le piden a Don Celestino Curutchet, que les deje usar la bodega del subsuelo. El dueño acepta encantado, porque según sus palabras ... los artistas gastan poco, pero le dan lustre y fama al café....

En este café parece que el tiempo se hubiera detenido como en un daguerrotipo, cuando en él la gente juega al billar, a las cartas, o simplemente toman un café entre amigos, el local es cada vez más una parte indispensable de la historia porteña.

CAFE TORTONI WIKIPEDIA


"Siempre he sentido que hay algo en Buenos Aires que me gusta. Me gusta tanto que no me gusta que le guste a otras personas. Es un amor así, celoso" - Jorge Luis Borges



DESEAROS LO MEJOR A TOD@S EN ESTAS FIESTAS Y QUE EL NUEVO HAGA REALIDAD VUESTROS SUEÑOS, ME ACERCARE A TODOS VUESTROS LUGARCITOS PARA DECIROSLO PERSONALMENTE, PERO AUN NECESITO UN POQUITO DE TIEMPO ASI QUE LO HAGO DESDE AQUI.
UN BESO Y UN ABRAZO ENORME. OS QUIERO.
(CLIC EN LA IMAGEN DEL ARBOL)

jueves, 5 de noviembre de 2009

VUELVO EN CINCO MINUTOS


Queridos amig@s:


Algunas veces, vas a una tienda, un taller o cualquier lugar y te encuentras este letrero,"VUELVO EN CINCO MINUTOS" lo malo es que si realmente te esperas delante de la puerta, ta das cuenta que esos cinco minutos se convierten en media hora y a veces más, me siento un poquito asi, como si en mi blog hubiese colgado ese letrero y sin ver el momento de poder reanudarlo, unas veces por el tiempo, que me gana la partida muchas veces y otras en las que se me junta todo, como en esta ocasión, porque el ordenador no me funciona.


Quería daros ante todo las gracias, por estar siempre aqui, están pasando los días y se que os debo un montón de comentarios, espero poder solucionarlo pronto, desde aqui deciros que en cuanto me sea posible me pongo al día con todos vuestros blogs, pero especialmente daros a tod@s las gracias por vuestra paciencia y cariño.


Un beso muy grande.