miércoles, 13 de mayo de 2009

MIRANDO A LAS ESTRELLAS



Dedico este post, a mis amigos de el RINCON DEL TANGO, autores del anagrama que hay en mi blog según se entra a mano derecha, justo ahí donde empiezan los lugares con tango, es de color verdecito a juego con el blog, hecho a la medida y está precioso, un cuento imaginario dedicado a Gavito, cuya imágen está reflejada en su anagrama, asi que gracias de todo corazón, la música que suena en este momento se la debo a Luisabel se llama Vieja Casa y es de Julio Pane, me llega al corazón y se instala allí para el resto del tiempo.

Simplemente...gracias, os quiero.

Sentada en el banco de la estación, vio pasar los trenes, el suyo venía con retraso y nada deseaba más, que ese momento en el que aposentada ya en su vagón vería volar el paisaje ante sus ojos, dejando correr su imaginación más allá de los campos, siempre le gustó la campiña francesa, ese verde resplandor que cambia de color según la luz del día, pero su misión en ese pequeño pueblecito había finalizado y debía regresar a la capital, siempre un poco en la añoranza de ir dejando raíces en cada lugar en el que estaba, se decía así misma “esta vez no” voy a tratar de no encariñarme con el lugar, pero formaba parte de su carácter y por donde pasaba, de nuevo dejaba un pedacito de su corazón.


Había estado más tiempo de lo habitual, pero ahora irremediablemente debía volver...”volver” como en el tango…yo adivino el parpadeo, de las luces que a lo lejos, van marcando mi retorno…
Siempre un tango en su mente, en su equipaje y sobretodo en su corazón, cuando tenía la oportunidad de bailar, siempre lo hacia desde el sentimiento, fue en ese instante, cuando el silbato del tren la devolvió a la tierra y se apresuro a cogerlo, subió y se sentó junto a la ventana y al ratito las ruedas empezaron a girar dejando tras de si, recuerdos, silencios, músicas y destellos de noches inolvidables.

Estaba cansada pero se resistía a dormirse y perderse la paleta de colores que salpicaba los campos.

El tren siguió su curso, el calor del sol penetraba a través de la ventana y su rostro se veía reflejado en el cristal, se agolpaban imágenes que atravesaban su mente como en una película, de pronto y un poquito a lo lejos, llegando a RODEZ en la Vallée de l’Aveyron donde el tren



ralentizó su marcha, vio un muchacho decorando un mural con graffiti y no podía creer lo que veían sus ojos, Gavito el gran Gavito el mismo dibujo y anagrama de los amigos de el RINCON DEL TANGO, quería haber detenido el tren, haber averiguado, preguntado, sabido…se apoyó en la ventana deseando estirar el brazo y alcanzar al muchacho, pero no pudo ser…el RINCON DEL TANGO ¡cuantos amigos y recuerdos encierran sus páginas!, que cerca se siente uno, cuando estando lejos una pequeña señal te acerca a los lugares queridos, donde las vivencias crecieron contigo.

El cansancio se le apoderaba por momentos y la imagen de Gavito se reflejo en su retina, ¡EL GRAN MAESTRO! Estaba muy cansada y el sueño venció el esfuerzo de mantenerse despierta, fue entonces cuando empezó a soñar, era de noche y las luces de colores iluminaban la puerta de entrada de el PABELLON DE LAS ROSAS, el lugar llevaba el nombre de un vals, además de los tangos, ella adoraba bailar los valses, bajó del coche y se acercó hasta el recinto…suelo de madera, espejos torneados, un lugar sobrio y elegante, lleno del glamour envolvente del tango y la gran noche de GAVITO, él iba a estar allí, tendría la oportunidad de verlo y guardaría ese recuerdo como un tesoro imborrable.

Se sentó en una mesa hacia el fondo pero cerca de la pista, cuatro columnas de mármol marcaban las Esquinas Porteñas que decía ella, la música empezó a sonar y una voz amiga le invitó a bailar y demoler los tangos con toda la pasión y el sentimiento, con la que la música te hace vibrar en cada tanda, y mientras se transformaron en esos tres minutos con la realidad y después de unas cuantas tandas, se hizo el silencio, se atenuó la luz y se iluminó la pista, con paso lento y seguro, casi sin pisar el suelo…el gran maestro empezó a deslizarse por el piso, sólo los duendes son capaces de dibujar así, sin lápiz, ni papel círculos en el suelo, apenas sin sentir la madera, uno tras otro se resolvieron, tangos, milongas y valses, la mirada fijada en su imagen y el corazón acelerado por la emoción que se ahogaba en la garganta y se desbordaba al final en forma de aplauso, el gran GAVITO



creador de sueños, con alas en los pies, llenó el recinto de emociones contenidas y estalladas, ella se acercó a felicitarlo y se guardo su mirada fija en el sentimiento, en su retina, ese recuerdo imborrable, cerró los ojos para continuar viendo su imagen, pero de nuevo el tren marcó la pauta y despertó, pero su imagen seguía allí, fijada en los colores del iris y el sentimiento del tango, marcado a flor de piel.

Todo está en el tiempo, en los recuerdos, en el espacio, en este Universo de música de bandoneón, no importa cual fue el momento, pasado o presente, cuando los recuerdos vividos intensamente, forman parte de la eternidad.


El tren siguió su curso y ella tenía en su mirada...toda la eternidad.


SILENCIAMOS DEEZER Baila Carlos Gavito y Marcela Durán

13 comentarios:

SUSANA dijo...

Qué bonitooooo Post!!!!

Te dejo la anécdota de un milonguero, Ricardo Plazaola (autor del libro "Yo quería bailar. Carlos Gavito, vida, pasión y tango")

"- Pibe, al tango hay que esperarlo. Tres años después, me lo encuentro bailando en Almagro. Me acerco y le digo: Maestro... El me ataja y me dice: ¿Venís a preguntar qué hay que esperar?. Me quedé helado. Que la música te llegue a vos, no la corras",

Gracias Mi Amiga, por ese cariño a la música ciudadana, que recorre todas tus letras!

Te abrazo con todísimo cariño!

Parte del aire dijo...

Hola querida,
justo vengo de bailar en un lugar que se llama El rincón del tango. Es una milonga de Bariloche. Y tengo en casa los videos de clases de Gavito. Una pequeña catarata de coincidencias, que incluye encontrarte a tí, surcando el océano virtual.
Te mando un beso grande desde el sur del mundo y un abrazo tanguero desde el corazón argento que espera la música (gracias a Susana, una buena cita).

Campanita de BarZaires dijo...

Susana mi querida amiga, que bonito entrar aqui y encontrarte ahi en primerita fila, gracias porque siempre me aportas cosas nuevas, por este precioso comentario, y por dejarme aqui este post tan tuyo con el que Campanita se enriquece, asi es cuando me comentas algo, una suerte tenerte tan cerca estando tan lejos, y es que la distancia no se advierte cuando el corazón anda tan cerca.
Un beso enorme amiga. Te quiero.

Parte del aire, pues si que son coincidencias, que maravilla, encontrarte aqui, que vengas de bailar precisamente de ese lugar, yo también tengo los videos de Gavito, y una suerte haberte encontrado.
Algún día quizás entremos en una milonga de cualquier lugar del mundo y allí nos encontremos de nuevo, entretanto te mando un beso y un abrazo muy grandes desde el otro lado, y toda la música de tango para compartir y disfrutar.
Gracias siempre por venir Ale.

Alatriste dijo...

La única estrella eterna, que brilla intensamente, que jamás deja de guiarnos, eres tú. Tu blog es el sitio de mi recreo, porque siempre encuentro paz y belleza en él. Tus artículos me dicen mucho, me transmiten mucho, me calman mucho. Me ayudas a seguir creyendo en un mundo mejor. Así que me quedo a mirar a las estrellas esta noche, con la esperanza de verte. Un beso muy grande, amiga y gracias por todo. Hasta pronto.

La Gata Coqueta dijo...

Ver este tango, que nos has dejado en este vídeo, es algo extraordinario al contemplarlo.

Cuando no se entiende, todo es bailar tango y no se diferencia, pero al contemplar los pasos más de continuo, te quedas ensimismada y las piernas hablan, y lo trasmiten todo a traves de los movimientos.

Me ha creado una gran emoción, ya cuando se cogen para comenzar es magia como suben los brazos hacía arriba, es digno de ver repetidas veces.

Me voy entusiasmada enormemente, llego a tu apartado y siempre me llevo alguna sorpresa muy grata.

Un fuerte abrazo y un beso para ti y para todos los que te acompañen.

MARISEL dijo...

Que lindo venir y leerte y saborear los tangos que nos dejas....
Gracias por la visita se que he estado algo alejada de venir, solo es ocupación laboral, ya vendré mas seguido.
Besos
Marisel

Común dijo...

Hola!!!

Que lindo post!!!!!!!!!!, me gusta el tango es una materia pendiente que me queda, aprender a bailar el tango….

Que pases un buen domingo.

Un besote y abrazo de oso.

Juan Escribano Valero dijo...

Hola Campanita: Todavia dice mi mujer que no estoy para bailes pero si para gozar escuchando estos tangos con que nos obsequias a quienes te visitamos, gracias por ser tan buena anfitriona.
Un abrazo muy fuerte

Campanita de BarZaires dijo...

Alatriste, como me sigas diciendo estas cosas...me voy a volver insoportable, jijiji, gracias amigo, tus comentarios siempre son un aliciente, y siento ese cariño que dejas en cada una de ellos, y que como dice la canción...COSAS QUE HACEN QUE LA VIDA VALGA LA PENA, y una de ellas son los amigos como tú, que en cada comentario nos regalas parte de tu corazoncito, ese tan grande que se ve en lo que escribes y esparces por los blogs.
Un beso con mucho corazón.

Campanita de BarZaires dijo...

Gatita, un placer tenerte siempre aqui, saber que te gusta lo que encuentras... a mi me gusta encontrarte, saberte cerquita, escuchar tus comentarios tan llenos de cariño, y aprender contigo, porque me ayudas a mejorar, asi que un beso un abrazo muy grande...con mucho tango.

Marisel, a mi me pasa eso muy a menudo, bueno tremendamente a menudo, me basta con saber que estás bien, eso es todo, cada uno viene cuando puede y eso no significa que no estemos cerquita.
Un beso grande amiga.

Común, ayyy que rico ese abrazo de oso, me encanta, gracias por venir, de un salto me fui a tu blog, y fue fantástico ese viaje en el que me sentí en ese precioso país en el que vives y amo.
Un beso muy grande.

Campanita de BarZaires dijo...

¡Hola Juan!
Me alegro mucho de verte, y saber que estás mucho mejor, los tanguitos saben esperar, asi que eso para cuando estés bien del todo, siempre os van a estar esperando.
Un beso y cuidate mucho.

SUSANA dijo...

Querida, Muy Querida y perspicaz Amiga: GRACIAS!

En mi última entrada hubo una velada tristeza, que pasó desapercibida (así lo quise)como licencia literaria. Pero la verdad es que existió, y aunque hoy ya es historia, quiero que sepas que fuiste la única persona que lo notó.

Como todos, también tengo mis momentos de desánimo y las razones han quedado atrás y no merecen atención. Lo importante y absolutamente conmovedor fue tu seguridad: no dudaste, aún en tu pregunta. Es evidente que podemos tener muchos kilómetros de distancia y estar muy, muy cerca Amiga!

Hoy está todo bien y no hay razones para preocuparse. Por el contrario, SOY FELÍZ y me siento privilegiada por tener tu cariño y Amistad.

Nuevamente GRACIAS por esa sensibilidad tuya tan, pero tan especial.

Te quiero mucho mi Campanita!

Campanita de BarZaires dijo...

Mi querida Susana,

Gracias a ti por llegar hasta aqui, te soy franca que anoche te me quedastes en la mente dando vueltas, de hecho he venido aqui antes de irme porque se me quedó una punzadita en el corazón.

Me alegro de que todo esté bien, nos pasa que cuando admiramos a la gente como tú SUSANA, siempre nos parece que han de estar perfectamente bien, siempre en la cresta de la ola, quizás porque nos apoyamos en ti, y eres como la fuerza...estoy flojita Susana me da ánimos...y esa es una necesidad que tenemos todos y a veces no nos estamos dando cuenta que la otra parte es la que realmente lo necesita en determinados momentos.

Gracias por tu sinceridad y no sabes lo feliz que me siento de ser tu amiga, asi me considero y asi me siento, tan cerca tuyo que como en Juan Salvador Gaviota no importan la distancia ni el tiempo.

TE QUIERO MI QUERIDA AMIGA. Un millón de besos.