martes, 5 de febrero de 2008

LOS ZAPATOS DE BAILE


Para Maria era su primer baile en un escenario, vestida con la sencillez que la caracterizaba, su vitalidad y su mejor sonrisa, se dirigió a la tienda de zapatos.

Buenos Aires parecía brindarle un homenaje a sus pies, andaba segura y sin detenerse, doblaba las esquinas y parecía marcar ochos, avanzaba como si de un ensayo general se tratase.

Al cabo de un rato de haber danzado por las calles, llegó a la tienda, respaldada por farolitos y adornada con glicinas, Maria abrió la puerta, el tintineo de la campanita que colgaba, dió paso al ronco llorón de Hugo Díaz, que sonaba en el interior, no era una tienda muy grande, la madera dejaba ver el paso del tiempo, ¡cuántos sonidos albergados resonarían en sus paredes! ¡Cuantos artistas debieron pasar por ella!

Y…allí estaban todos alineados como si de un ejército de soldaditos se tratase en un desfile de lujo, vestidos de terciopelo, de ante, con botones brillantes, acharolados, con lazos y hebillas doradas, todos en sus estanterías a la espera de su destino…y ¡cual seria!, el escenario, la calle, las milongas, las clases, los pies de una bailarina que los acariciaría casi sin rozar el suelo, el punteo, un arrastre…todos parecían estirarse, aparentar, hacerse ver, parecían adivinar que calzarse en Maria era una suerte.

Las paredes adornadas con viejas partituras, y cuadros con fotos de ilustres tangueros, parecían expectantes…pero Maria era sencilla, pasó por alto los brillos y los terciopelos, en el fondo de una de las estanterías, allí estaban, negros, escotados y de pulsera, los tomó en sus manos y casi parecieron cobrar vida, era su número, ni hecho a medida,
Maria se los calzó, y apenas los rozó con el suelo, un amago de arrastre, un leve punteo y dijo ¡estos!.

Y llegó el gran día, el momento…su momento, nunca había sentido que el escenario diese tantas vueltas, ¡que se pare! pasaba por su mente, pero el bailarín le tomó de la mano y los primeros compases de la música empezaron a sonar, ya todo estaba en calma, sintió crecerse en su interior, la música corría por sus venas y al llegar a sus pies, el suelo se paro y eran ellos los que se movían, danzaban casi sin rozar el suelo, su falda un torbellino de volantes, sus brazos alas de mariposa envolviendo al bailarín en el mejor de sus abrazos, flotaba, sonreía y el tango se le apoderaba, caminaba y se deslizaba como si sus pies fueran quienes acariciaban las teclas del bandoneón, en lugar del músico que lo tocaba, Maria era como un sueño realizado, un sentimiento bailado (como se dice del tango…que es el baile del amor), y así lo sentía, los zapatos que habían tenido la suerte de calzarse en ella, orgullosos de un punteo, un toque, de un arrastre, de una caricia para el suelo.

Y como siempre los amigos, ahí entre el público ,El Garage, Veratango, Tangueando Ibos y tantos otros, no todos los que habrían querido, no siempre es posible desplazarse tan lejos desde España, desde Francia, o desde cualquier otro punto del planeta. Quienes no estaban en presencia, estaban en su corazón, nunca su pensamiento había volado tan deprisa y tan lejos.

¡Cómo hicístes Maria del tango un sueño irrepetible! Cómo nos inundastes de tu sentimiento, con olas de pasión, abrazando la música, haciendo el silencio sonoro
y acallando al bandoneón.



(Este escrito lo hice para la revista Veratango, aunque no llegó a publicarse)

Si os animáis a bailar....no tenéis más que calzaros unos zapatitos como estos zapatito de dama

9 comentarios:

Nochestrellada dijo...

Gracias por tus cálidas palabras y la visita...
aún no tuve la oportunidad de aprender este hermoso baile...
quizás cuando encuentre al compañaero adecuado...

un beso

nadaq dijo...

...es una narración preciosa! Haces sentirnos en la piel de María, su inquietud antes de salir, el baile ...está perfectamente escrito.

Por otra parte, adoro los zapatos, he estado curioseando en la página ...son una pasada!....yo quieroooo...jaja

Un abrazo, linda!!

Kim Basinger dijo...

Me ha encantado tu escrito.

Enmascarado dijo...

Ya son muchos días sin saber de tí y te echaba de menos, asi que he vuelto a releer tu post...es como las grandes canciones...cuántas más veces lo leo más me gusta.

¿ Y Cómo es que no te lo publicaron?
Si destila la esencia del tango por los cuatro costados...Me has hecho girar al compás de María, he sentido unas ganas locas de ponerme a bailar un Tango...yo...y te aseguro que eso tiene su mérito.

Sublime, Campanita. Ya estoy descontando los días que quedan para poderte leer de nuevo

I miss you. kisses

Aleksander Nagi dijo...

Amigos de Nadaq…

… Antes le pido disculpas por entrar a sus espacios de esta manera

… por favor los invito a que se unan con su voz de solidaridad con Nadaq…

… en mi humilde Blog escribí este post: http://opiniondiferente.blogspot.com/2008/02/solidaridad-con-nadaq.html

… espero que sigamos con esta cadena

… un abrazo y me disculpan la molestia

“Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena”. Ghandi:

Campanita de BarZaires dijo...

No he podido contestaros antes, ya que desde el día 6 estaba afuera y no tenia ordenador, asi que lo voy hacer ahora:

Noche estrellada, gracias por tus palabras y por tu visita, esoy segura de que no sólo encontrarás la persona adecuada, sino que además el dia que bailes, lo harás como si lo hubieras hecho toda la vida, tienes sensibilidad y con eso basta.

Un beso.



Nadaq...tus palabras siempre son una recompensa, me siento muy afortunada por encontrarte aqui en casita al volver...corre comprate unos zapatitos y vente a bailar conmigo...seguro lo pasaríamos fenomenal...los bailarines que tuvieran la suerte de bailar contigo...bueno ya lo estoy viendo, habría cola.

Un besito muy grande.

Kim basinger...

Gracias por pasar por mi casita y por tu comentario, luego me paso a verte, bienvenida.

Un beso grande.

Enmascarado....

Bueno luego me voy a tu blog a verte, que son demasiados días sin leerte y eso no me lo puedo perder por nada del mundo, que seguro que has escrito cosas preciosas como todo lo que haces.

No se publicó porque hay que dar cabida a todo el mundo y ya tuve la suerte de que pusieran el Abrazo Univversal que es casi con lo que empecé mi blog.

Yo estoy segura que el tango se te daria muy bien, igual que escribes tan bonito, bailarias con la misma sensibilidad que desprendes de ti.

¡Que ganas tenia de leeros de nuevo!

Un montón de besos.

Campanita de BarZaires dijo...

Aleksander Nagi

Me ha llenado de tristeza ver que haya gente tan pobre de sensibilidad capaz de hacer algo asi.

Suerte que en contrapartida con gente como esta, hay Aleksander Nagi que siempre está donde se le necesita.

Nadaq es un ser "único" pueden copiarle pero no imitarle. , son muchas las virtudes que tiene y reunirlas todas ¿quién es capaz de conseguir eso?

Un beso amigo.

Anónimo dijo...

Es un bello texto con mucha sensibilidad que describes tan bien que ya me veo bailando con mis montecapiel glamour. Un relato que me hace soñar y darme cuenta cuanto amo el baile. un beso de pilar

Campanita de BarZaires dijo...

Pilar perdona por no haberte contestado antes, gracias por tu comentario ¿te conozco? seguro que si, pero no sé que Pilar serás, un beso enorme con todo mi cariño.